Iniciar sesión

Cienega

Cienega

Categoría:

Descripción del producto

Ciénaga significa, en lengua muisca, sitio de agua. Cuando comenzó la distribución del cacicato de Hunza, sus tierras pasaron a formar parte de la hueste de Gonzalo Jiménez de Quesada. Posteriormente, fueron parte de la hacienda de la familia de Simón Vásquez, padre del último gobernador de Tunja, José Cayetano Vásquez, quien murió en el patíbulo en 1816. Un año más tarde, el 14 de agosto, el virrey Juan Sámano aprobó la fundación de la población.
El municipio de Ciénaga, haciendo honor a su nombre, cuenta con una riqueza hídrica considerable. El municipio hace parte de la cuenca del río Viracachá o Juyasía, la cual está contenida dentro del cinturón de páramos del Bijagual y Rastrojos. Estos páramos constituyen un corredor de distribución de flora y fauna que comunica con la región oriental de Colombia, hacia el descenso de aguas que va al piedemonte llanero. Además, en la parte alta, hay todo un sistema de lagunas originadas durante la última era glacial, entre las cuales están La Calderona y Arrebiatadas; ambas, pertenecientes al ecosistema de bosque húmedo andino. Ciénaga posee, así mismo, un tesoro ancestral invaluable; pues cerca del río Juyasia está Quitapesares: un lugar que resguarda la huella ancestral de las culturas indígenas, manifiesta en el arte rupestre y los jeroglíficos allí grabados. Hoy la población es famosa por las construcciones en piedra.
La economía de Ciénaga se basa en la agricultura; luego está la ganadería, seguida de una pequeña actividad minera. En la región son famosas las artesanías elaboradas en lana, cuero y madera. Dentro de la diversidad de lugares para visitar se cuenta con: el Parque Natural El Cañal, escenario natural rico en agua y en flora y fauna propios del ecosistema de bosque fluvial andino; la laguna La Calderona, fuente hídrica más importante de la provincia de Márquez y lugar sagrado en la cosmovisión indígena; el cerro de San Vicente, mirador desde donde se pueden observar las provincias de Márquez y Lengupá; las piedras grabadas de Quitapesares, en el páramo de Bijagual, lugar donde están los jeroglíficos inscritos en piedra por los muiscas; y el parque y la iglesia de Ciénaga, bellas construcciones hechas en piedra tallada, que conjugan aspectos de la arquitectura colonial y moderna.
Gracias a las condiciones climáticas, los campesinos pueden desarrollar los cultivos de papa, maíz, fique y trigo, actividades de ganadería e incluso minería, pues hay algunos yacimientos de carbón, así como canteras de arena y gravilla.

Permitir notificaciones de Goboy OK No Gracias